La Toba-Guadalajara.es

Home | Conócenos | Patrimonio | Las fuentes

Las fuentes de La Toba

Fuente de los Tres Caños

La actual Fuente de los Tres Caños está construida sobre el manantial en torno al cual nació y creció La Toba. De todos es sabido el que “si no hay agua, no hay vida”, y así es. La fuente la conocemos todos por la de los tres caños, pero no siempre ha tenido tres caños, ni siempre ha habido allí una fuente. El manantial o mejor dicho, los manantiales siempre han existido.

Cuando La Toba inició su crecimiento allá por el siglo XIV, con toda probabilidad, sus habitantes tuvieron la necesidad de construir una fuente, es decir, canalizar el agua para su el aprovechamiento más racional de personas y animales. Una de las piedras que formó parte de esa fuente apareció durante las obras de restauración de la actual Fuente de Los Tres Caños. La piedra está labrada, en forma de letra L, tiene una canaladura para el paso del agua y un rebaje para su unión con la siguiente piedra. Esta piedra está colocada, ahora, al lado de la fuente actual y es, quizás, el vestigio más antiguo de una construcción civil de La Toba.

La Fuente de los Tres Caños es un arca de piedra, en cuyo interior se sitúa el manantial. El agua según brota de la tierra va llenando el arca y sale por los orificios (en este caso tres) de los caños. En caso de que el manantial creciera a causa de las lluvias, por encima de los orificios de los caños tiene otros dos orificios más grandes, sin caños, llamados ladrones.

Al lado del manantial principal existe otro más pequeño, tapado con una losa. Debajo de esta losa, se encontró durante la restauración, una arqueta hecha de ladrillo, en cuyo fondo manaba el agua. Del fondo de esta arqueta salía una tubería hacia la fuente principal, pero esta tubería no continuaba al llegar a la primera piedra, es decir, no penetraba en el interior del arca, además estaba taponada. Esto quiere decir, que en su día, intentaron comunicar los dos manantiales pero se dieron cuenta, a tiempo, de que si lo hacían con la tubería que tenían proyectada, el agua almacenada en el arca del manantial principal, al tener la salida por los caños más alta que por dicha tubería, se saldría por ella y no por los caños. De esa forma y a tiempo desistieron de comunicar, de forma directa, los dos manantiales.

Los materiales de construcción utilizados para hacer la Fuente de Los Tres Caños serían, en parte, los que pudieran aprovechar de la fuente anterior y en parte otros que se procurarían de otras construcciones. Concretamente, al eliminar, durante las obras de restauración de la fuente, el abrevadero de ganado que la tapaba, apareció un fragmento de un texto grabado en una de las piedras que forman el pilón. El texto está incompleto al cortase la piedra en su lugar de origen para su transporte y colocación en su ubicación actual.

La Fuente de los Tres Caños fue restaurada en el año 2001 con las aportaciones económicas de: Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Ayuntamiento de La Toba.

Otras fuentes

La fuente de la Picota recibe su nombre por estar anexa a dicho monumento. La fuente original se construyó en 1963. A diferencia de la Fuente de Los Tres Caños, en la que el manantial está en su interior, en ésta hubo que conducir el agua desde un paraje situado a kilómetro y medio llamado "los Huertos". En la obra contribuyó todo el pueblo, siendo el trabajo comunal (Cenderas). La primera fuente estaba construida en ladrillo y enlucida con mortero de hormigón, así que, el paso del tiempo hizo mella en ella y aprovechando la obra de restauración de La Picota, en el año de 1999, se procedió a su sustitución por una nueva pero hecha toda ella de piedra labrada. Se mantuvo el diseño de la fuente original, únicamente se redujo el tamaño del abrevadero de ganado, convirtiéndolo en un pilón de forma rectangular con esquinas redondeadas. También se aprovecho el espacio sobrante para hacer dos pollos o bancos corridos. La Fuente de La Picota fue restaurada en el año 1999 gracias a las aportaciones económicas de ADEL Sierra Norte (Leader II) y Ayuntamiento de La Toba.

La siguiente fuente en construirse a partir de la primera fue la Fuente del Juego Pelota. Se llamó así por encontrarse al lado de esta instalación. Como en el caso anterior los materiales que se usaron para su construcción, no resistieron el embate de los años y hubo que sustituirla en el año 2000 por la actual. En esta nueva fuente se mantuvo el mismo criterio que en la anterior, es decir, se eliminó el abrevadero de ganado, convirtiéndolo en un pilón más adecuado a estos tiempos y el espacio sobrante se aprovechó para hacer unos pollos o bancos corridos. Los materiales utilizados en esta reconstrucción fueron el ladrillo mazizo y lascas de gneis, procurando así darle a esta fuente un acabado más rústico que a la anterior. Lleva esta fuente también una placa en bronce con un relieve de un vecino de La Toba y su borrica abrevando en un pilón. En la leyenda se hace mención al año de su construcción y al homenaje que quiere brindar el Ayuntamiento de La Toba a todos nuestros mayores. Esta fuente fue inaugurada, oficialmente, durante la visita que el Señor Obispo realizó a nuestro pueblo. La fuente del Juego Pelota se restauró el año 2000 con la aportación económica del Ayuntamiento de La Toba.

La tercera fuente es la Fuente de La Plazuela, no hace falta decir porqué. Esta fuente es la original que queda de las tres que se construyeron en los años sesenta del pasado siglo. Es también la que presenta un mejor estado de conservación. Consta de un grifo, soporte para los recipientes que se quieran llenar y de este el agua sobrante, cae a un pilón grande para abrevadero del ganado.

Comparte:

  • Fuente de la plaza
  • Fuente de la plaza
  • Detalle de la fuente de la plaza
  • Fuente de los tres caños
  • Fuente del frontón
  • Fuente de la plazuela